His father [en referencia al padre del historiador Paul Johnson] was a painter and ran an art school but told his son, aged six: “You’ve got a bit of talent, boy, but don’t become a painter because bad times are coming for art. Frauds like Picasso are going to rule the roost for the next 50 years.” Johnson, whose views on modern art, and Picasso in particular, are abrasive, adds: “He was right about that.”

Aquí. Por cierto que Paul Johnson tiene algo más que decir acerca de Picasso, cuyos pequeños feligreses han ascendido a la superficie en la sección de comentarios al pie de la siguiente columna: Al diablo con Picasso.

Divierte imaginar la expresión de horrorizada perplejidad que debieron poner los lectores de El País mientras ojeaban la entrevista que Arcadi Espada le hizo al historiador británico Paul Johnson a propósito de las revoluciones, auténticas y ficticias, que poblaron las sangrientas décadas del siglo pasado. Destaco algunas llamaradas de conservadurismo católico a ojos del bondadoso pensamiento progresista, dicho sea con moderada seriedad. La entrevista fue publicada en agosto del año 2000.

En relación con Franco:

Paul Johnson: […] Tampoco hubo una revolución en España. Aunque eso fue gracias a Franco, que preparó con mucha inteligencia la sucesión, a partir de la creación de una clase media muy sólida. Franco fue un hombre extraordinario.

Arcadi Espada: Sí, eso dicen.

Paul Johnson: Uno de los hombres más inteligentes del siglo XX. Algún día la población española colocará a Franco en el lugar que merece.

En relación con el periodismo:

AE: ¿Entre los balances positivos del siglo incluye el periodismo?

PJ: Descuente los últimos años. El periodismo de ahora es menos serio, menos responsable y mucho peor que el de hace 20 o 30 años. En casi todos los países. Han bajado los niveles de educación y ha aumentado la competencia entre los periódicos. Es un círculo infernal del que la principal víctima es el periodismo.

AE: ¿Qué hay que hacer?

PJ: Simple: decir la verdad. Lo que tienen que hacer los periodistas es reconquistar la verdad.

Simple, sí, pero, ¡ay!

Entrevista completa.

Un medicamento para todos los males

napoleon

Revolutionary France of the 1790s provided the perfect background for an ambitious, politically conscious, and energetic soldier such as Bonaparte to make his way to the top. It demonstrated the classic parabola of revolution: a constitutional beginning; reformist moderation quickening into ever-increasing extremism; a descent into violence; a period of sheer terror, ended by a violent reaction; a time of confusion, cross-currents, and chaos, marked by growing exhaustion and disgust with change; and eventually an overwhelming demand of ‘a Man on Horseback’ tp restore order, regularity, and prosperity. Victor Hugo, a child of one of Bonaparte’s generals, was later to write: ‘Nothing is more powerful than an idea whose time has come.’ It is equally true to say: ‘No one is more fortunate than a man whose time has come.’

También nosotros poseemos nuestra panacea. Quien escribe es Paul Johnson en su biografía de Napoleon.