Bien, ha llegado la hora de meterle mano.

******************************

Post scríptum: Me venció el sueño anoche a diez páginas de concluir No apto para mujeres, publicada originalmente en 1972 por P.D. James. Le había hincado el diente con ganas —por devoción a la autora, por afecto a la protagonista, Cordelia Gray—, y sin embargo, qué decepción, qué decepción tan miserable.

Fiebre del sábado noche, ¿no salta a la vista? Siempre con un pie en la pista de baile.

He pagado cinco con cincuenta por el ejemplar de segunda mano que aparece en la fotografía. Por alguna razón No apto para mujeres, al igual que Hijos de hombres, ambas de la inolvidable P.D. James, ha permanecido suspendida durante varios años en el limbo editorial de los libros descatalogados. No apto para mujeres fue la presentación en sociedad de la inopinada detective privado Cordelia Gray, que haría una segunda aparición estelar —muy muy impresionante, si mi juicio significa algo— en La calavera bajo la piel, una de mis novelas de misterio favoritas.

El hombre debe tener el coraje de vivir de acuerdo con sus convicciones. Si usted acepta, como acepto yo absolutamente, que esta vida es todo lo que tenemos, que morimos como animales, que todo lo que nos rodea se pierde irrevocablemente, que nos hundimos en las tinieblas sin espereanza, esa convicción tiene que influir en la forma en que uno vive su vida.

Dijo Ambrose Gorringe en La calavera bajo la piel de P.D. James.

En Amazon y en Casa del Libro.

El lenguaje prescindible…

Interviewer : «You also say that the younger generation is in the process of throwing away their heritage.»

Anthony Burgess : «I feel that is true. They’re taking a view of language which, I suppose, is significant of the age ; you know, that human contact should be more elemental. With the Permissive Age in which sex becomes a means of communication there is no need for language.

»Pop music, Rock music, is a genuine over-simplification of language. The appreciation of literature is dying out in our schools and we have a kind of system of government which extolls the utilitarian , the creation of things for sale rather than the pursuit of knowledge for it’s own sake. This is not a humanistic culture we’re living in and this is bound to diminish the value of language.»

En realidad el objeto de la entrevista era la beatífica relación que Burgess mantenía con la lengua inglesa. A propósito, me viene a la cabeza que la primera de las cinco reglas de P.D. James para escribir ficción dice lo siguiente:

Increase your word power. Words are the raw material of our craft. The greater your vocabulary the more effective your writing. We who write in English are fortunate to have the richest and most versatile language in the world. Respect it. [Negritas añadidas.]

No puede negarse que el ego idiomático de los novelistas británicos se encuentra en plena forma.