¡Destruid y acomodaos, muchachos! ¡Maric**… esto… ¡puritano el último!

peter-hitchens

Me parece que hace tiempo que no citaba a Peter Hitchens, pero eso se corrige fácilmente:

It’s strange that, in my days of donkey jackets, red shirts and big hair, I eventually learned that revolutions mainly destroy good things, and replace them with bad ones – and so gave all that up.

But the rest of my student generation, who now run the world, stuck with the revolution. They only changed their clothes and their coiffure. Underneath they’re still in the 1960s.

Lo escribe en. Por cierto que a estas alturas no puede hablar uno de revoluciones sin mencionar a Nicolás Gómez Dávila:

La estupidez es el combustible de la revolución.

El revolucionario es un funcionario en potencia; el rebelde es un reaccionario en acto.

Ni la elocuencia revolucionaria, ni las cartas de amor, pueden leerse por terceros sin hilaridad.

Un destino burocrático espera a los revolucionarios, como el mar a los ríos.

Revolución es el periodo durante el cual se estila llamar “idealistas” los actos que castiga todo código penal.

En otro sentido, ésta también está muy bien; sospecho que a todos se nos ocurren un par de ilustraciones ubicadas en los tiempos modernos:

Al demócrata no le basta que respetemos lo que quiere hacer con su vida; exige además que respetemos lo que quiere hacer con la nuestra.

Desde.