La Abolición del Hombre – C.S. Lewis

la-abolicion-del-hombre-cs-lewis

El libro me ha llegado cuando empezaba a temer que se hubiera extraviado por el camino. Aunque está en español, lo compré en una tienda británica a través de IberLibro porque, cosas de los tiempos modernos, me salía más barato así. De La abolición del hombre esperaba varios cientos de páginas de lectura para ocupar unas cuantas noches, de modo que me he sentido un poco decepcionado al sacar el ejemplar del sobre de cartón y ver que sólo tiene noventa y seis: el embalaje era tan delgado que me pregunté, en serio, si no vendría vacío.

==========

La abolición del hombre de C.S. Lewis está disponible en Amazon y en Casa del Libro.

Escribe el vaticanista Sandro Magister:

Francisco fustiga a la curia. Pero, ¡cuánta distancia entre las palabras y los hechos!

Se acerca la cumbre sobre la reforma del gobierno central de la Iglesia. Mientras tanto el Papa procede hacia adelante por su cuenta. En algunos casos, expulsando a los buenos y premiando a los malos

[El Papa Francisco] procede como un general de los jesuitas, decidiendo personalmente lo que es más importante para él, a pesar de la proclamada colegialidad de su gobierno.

En su felicitación por la Navidad a los jefes de la curia les echó en cara el diagnóstico catastrófico de sus “enfermedades”, enumerando quince de ellas, una peor que la otra. Pero si después se ven los pocos casos de destitución y promoción que el Papa ha hecho hasta ahora, uno se queda asombrado.

El más ilustre de los destituidos es el cardenal Raymond L. Burke, gran canonista, al que los adversarios reconocen competencia y rectitud moral.

Mientras que el más increíble de los promocionados es monseñor Battista Ricca, llamado a Roma hace años por el servicio diplomático después de haber sido motivo de escándalo en tres nunciaturas distintas, la última la de Montevideo donde se había llevado a su amante, pero que milagrosamente volvió a hacer carrera al ser nombrado director de dos residencias romanas, la de via della Scrofa y la de Santa Marta y, sobre todo, por su amistad con muchos de los cardenales y obispos de todo el mundo que en ellas se hospedaban, incluido el que hoy es Papa y lo ha nombrado prelado del IOR, es decir, su hombre de confianza en el banco vaticano.

Vía.

Ayer tarde el mensajero de MRW, varón, barba y pelo en rastas, me entregó el paquetito de Amazon con la versión remasterizada de Platinum. No es que muriera de ganas de recibirlo, puesto ya lo había descargado mediante AutoRip de Amazon, que permite bajar inmediatamente la versión digital del álbum cuya edición física se ha adquirido, pero sentía curiosidad por echarle un vistazo al libreto. Mike Oldfield hizo un trabajo magnífico con las remasterizaciones de Hergest Ridge y de Ommadawn, las únicas que he comprado hasta el momento, y Mercury Records, su nueva casa discográfica, se ha esmerado en elaborar un producto que no dé vergüenza mostrar a las visitas.

Pero imagino que a estas alturas deben sentirse demasiado cansados como para dedicar el dinero y el esfuerzo necesarios para avivar un poco el orgullo de la luctuosa tribu compuesta por los fans de Mike Oldfield; eso, o bien la edición que compré, y por la que pagué, da un poco de vergüenza decirlo, tres euros con noventa y nueve, ocupa un lugar tan bajo en la cadena trófica que no da derecho siquiera a una pequeña fotografía del voluble autor de Tubular Bells. (Resulta irónico que las fotografías pixeladas se hayan reservado para la carpetilla de Man on the Rocks, su último a fecha de hoy.)

mike-oldfield-platinum

El cedé que tengo a mi lado reproduce el patrón que tanto partido le sacara Virgin a los álbumes de Mike Oldfield bajo el sello DISKY allá por los noventa; baste decir que en su perfecta austeridad, los colaboradores de Mike eran barridos del libreto como arenilla arrastrada por el viento, devorados y arrojados a una oscuridad vasta y sin nombre. La oscuridad vasta y sin nombre que puede verse en esta imagen:

mike-oldfield-ommadawn

Los medios de comunicación sacan partido de «Charlie Hebdo» para fijar su tesis: el gamusino de la islamofobia se extiende por Europa. Judíos mueren como consecuencia.

el-mito-de-la-islamofobia

La mano que mece la cuna es también la mano que controla la información. Escribe Brendan O’Neill:

The British press has never seemed as out of touch as it is today. All our broadsheet papers are packed with pleas to the people of France, and other European populations, not to turn into Muslim-killing nutjobs in response to the Charlie Hebdo massacre. The Guardian frets over “Islamophobes seizing this atrocity to advance their hatred.” The Financial Times is in a spin about “Islamophobic extremists” using the massacre to “[challenge] the tolerance on which Europe has built its peace.” One British hack says we should all “fear the coming Islamophobic backlash.” And what actually happened in France as these dead-tree pieces about a possible Islamophobic backlash made their appearance? Jews were assaulted. And killed. “Don’t attack Muslims,” lectures the press as Jews are attacked.

Across Europe, among the right-thinking sections of society, among the political classes, the response to the massacre of the cartoonists and satirists has been the same: to panic about how Them, the native masses, especially the more right-wing sections of the French population, might respond to it. The blood on the floor of the Charlie Hebdo offices was still wet when brow-furrowed observers started saying: “Oh no, the Muslims! Will they be attacked?” It’s the same after every terrorist attack: from 9/11 to 7/7 in London to last year’s Sydney siege to Paris today: Liberals’ instant, almost Pavlovian response to Islamist terror attacks in the West is to worry about a violent uprising of the ill-educated against Muslims. The uprising never comes, but that doesn’t halt their fantasy fears. What’s it all about?

Me viene a la memoria aquella escena de La chaqueta metálica en la que el instructor anunciaba a los cadetes, tras descubrir que uno de ellos había estado comiendo donuts a hurtadillas:

recluta-patoso

El Recluta Patoso se ha deshonrado a sí mismo y ha deshonrado a la compañía. Quise ayudarle… y he fracaso. Y he fracasado porque vosotros no me ayudáis. Vosotros no habéis motivado adecuadamente al recluta patoso. Así que a partir de ahora, siempre que el Recluta Patoso la cague, no lo castigaré a él, os castigaré a todos vosotros. Por esta regla de tres, ya me debéis una por el dónut relleno. ¡Todo el mundo al suelo! ¡Abre la boca! ¡Ellos lo pagan y tú te lo comes!

Los periodistas se comen el dónut. Kiko Méndez-Monasterio levanta la piel y mueve el foco hacia las vísceras:

Siempre tronos a las causas y cadalsos a las consecuencias. Después de convertir su ciudad en paradigma del multiculturalismo, ahora los parisinos se preguntan cuánto tiempo queda antes que desde la torre Eiffel se oiga el canto del muecín llamando a la oración. Algunos se encomiendan a Marine de Arco -o Juana de Le Pen- y se arrepienten de no haber escuchado nunca a su padre. Otros habitantes de la ciudad, sin embargo, le sacan lustre a la chilaba, convencidos de que su hora estápróxima porque el 27% de los jóvenes franceses apoya al califato del ISIS, porque la demografía es el destino -decía Comte-, porque Europa no podráevitar la guerra con el islam, y porque ahora mismo lo más probable es que la pierda. Por lo mismo las clases dirigentes -en toda la Unión- ya han elegido bando y apuestan por ejercer el papel de don Opas. Aquíel PP introduce el islam en los colegios y el PSOE pretende expropiar la catedral de Córdoba para reconvertirla en mezquita ocho siglos más tarde. Todo obedece a la misma lógica suicida, ese relativismo sesentayochista que hace tiempo le declaróla guerra a las raíces cristianas del continente. Ellos sólo pueden entender al islam como un aliado natural, a veces incómodo, pero siempre preferible al catolicismo, que parecen aníbales todos y le han jurado odio eterno a Roma.

Mientras, a la jauría mediática de la progredumbre le preocupa que los atentados de París aumenten las probabilidades electorales de Le Pen.

The wife of an al-Qaeda linchpin who mentored the Charlie Hebdo murderers is living on benefits in Britain after deciding France was too strict.

Sylvie Beghal, a French citizen, lives rent-free in a four-bedroom house in Leicester having arrived with her children in search of a more “Islamic environment”. She is married to Djamel Beghal, a former London-based lieutenant of Abu Hamza, whose teachings may have inspired the Paris attacks.

At least two of the gunmen were Beghal’s acolytes, it has emerged.

Yesterday The Telegraph disclosed that Chérif Kouachi, 32, was recruited by Beghal 10 years ago while both were serving sentences for terrorism offences.

[…] “I wanted to educate my children surrounded by Muslim brothers and sisters,” she said. “I wanted them to live in an Islamic environment. It is not possible in France since we cannot really live in a community. Most of all, I was asked to remove my headscarf to work. For me, it was unimaginable.”

Vía.

Puede que yo sea Charlie Hebdo, pero no confundas los motivos. Hipócrita. Rod Dreher publica una magnífica columna en The American Conservative (que no es necesariamente un medio conservador, si vamos a eso; muchos artículos almacenados en sus archivos lo demuestran) a propósito de los matices que encierra la afirmación «je suis Charlie».

comadrejas-mmuertas

Esta noche los perros comen caliente.

Pero me parece, ay, que la muerte ha sido un final demasiado honroso para las tres comadrejas francesas.