Cine en Internet

Me he cansado de subir al blog los pósteres de las películas que veo cada día; Fontana el bloguero constante, ¿verdad? El caso es que desde que contratamos Movistar Fusión, echarme en la cama —o reclinarme en mi horrible silla— para pasar el rato viendo una película se ha convertido en un entretenimiento irresistiblemente sencillo. Combinad eso con una voluntad quebradiza como escarcha y el resultado es la caricatura de un treintañero tirado frente a la pantalla del ordenador. No hablaré de Wuaki, en la que los últimos días he visto El amanecer del planeta de los simios, El origen del planeta de los simios (el orden inverso fue deliberado: vi primero la última porque tenía un código descuento válido para una peli gratis, y El amanecer es más cara que El origen), The Ladykillers, Academia Rushmore (menudo imbécil), El talento de Mr. Ripley —ay, antes de leer la novela—, etc.

Todo esto para decir que anoche puse El Padrino. El de las ofertas que no podrá rechazar. Ése.

¡Feliz Navidad!

Worship_of_the_shepherds_by_bronzino

Había en la misma comarca unos pastores, que dormían al raso y vigilaban por turno durante la noche su rebaño. Se les presentó el ángel del Señor; la gloria del Señor los envolvió en su luz y se llenaron de temor. El ángel les dijo: «No temáis, pues os anuncio una gran alegría, que lo será para todo el pueblo; os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un salvador, que es el Cristo Señor; y esto os servirá de señal: encontraréis un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre.» Y de pronto se juntó en el ángel una multitud del ejército celestial que alababa a Dios diciendo:

«Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz a los hombres en quienes él se complace.»

Chromecast

chromecast-wuaki

Esta tarde me ha llegado el paquete con el Chromecast que compré el sábado pasado, creo, o quizá fuera el domingo, mediante la promoción Wuaki que incluye el Chromecast más cuatro meses de Selection por 34,99€, gastos de envío incluidos. Considerando que sólo el Chromecast ya cuesta unos treinta euros si uno lo adquiere de forma independiente, me parece que el combo es toda una ganga. Además, al estrenarte como cliente de Wuaki te regalan un cupón descuento válido para una película de alquiler gratis; lo canjeé anoche por El amanecer del planeta de los simios.

La tormenta en el vaso de agua

pablo-iglesias-eta

Luego véase esto:

Santiago González expone el contexto:

El director de ‘La noche en 24 horas’, Sergio Martín, le hizo una pregunta conceptualmente muy pertinente sobre si había que darle la enhorabuena por la salida de la cárcel de Santi Potros, 35 asesinatos a sus espaldas, insisto. Ha habido una remolina en Twitter pidiendo la expulsión de Martín por ejercer de periodista: La ex ministra zapaterista María Antonia Trujillo, el ex tertuliano de Julia Otero, Maximo Pradera y otros subproductos catódicos se sumaron a la indignación.

En El Mundo, a cuya portada corresponde la captura de pantalla, publican:

El órgano de representación de los trabajadores ha abierto un proceso deontológico para analizar lo ocurrido, con especial atención a esa cuestión, y ha pedido una aclaración al propio Martín, que no ha respondido al Consejo, según ha podido saber EL MUNDO. A continuación, el Consejo de Informativos ha enviado su dictamen a José Antonio Álvarez Gundín, director de Informativos; a Sergio Martín, afectado y director del Canal 24 Horas; y al Consejo de Administración de la corporación RTVE. Posteriormente, ha enviado un comunicado a los medios en el que se reclama “la dimisión o la destitución inmediata” de Sergio Martín “por comprometer la credibilidad e independencia de los Servicios Informativos de TVE”.

Si eso es todo, calma entonces: no existen credibilidad ni independencia que comprometer.

Y a Trevor Key se la debemos:

tubular-bells

One day, I went to Virgin’s offices above the record shop on Notting Hill Gate to meet a photographer called Trevor Key. I’d first met Trevor on Richard’s boat: he used to take black and white pictures of chromium objects. I loved chrome. I remember he had lots of pictures in his portfolio, and they were works of art, though some of them were a bit weird. […]

I asked Trevor to come out to Harold Wood s o we could talk about some ideas. I remember walking back down Redden Court Road to the station with him, saying, ‘So, what are we going to put on the cover, then?’ We still didn’t have  a title for the album at the time, but in my mind I was really happy with the idea of the bell. It wasn’t just the sound of it; I remembered what had happened in the studio and I was imagining what it would be like to hit it so hard that it shattered completely. I asked, ‘Can you get  a picture of a bell being smashed to pieces?’ He didn’t think he could do that, but maybe he could get a bell and make it look like it had been destroyed in some way.

Mike Oldfield, Changeling.

La imagen corresponde al libro Rock Covers (en Amazon) en el último catálogo de Taschen.