Oráculos domésticos

La gran paradoja de Benedicto XVI consiste en que pasa a la Historia no por lo que hizo como Papa sino por lo que dejó de hacer.

Palabra de periodista. Del periodista Rubén Amón, en este caso. Aunque tampoco es que, poniéndole nombre, inspire mucha más confianza, ni que uno le confiera más crédito. Es una cosa de andar por casa, como quitar el polvo. De cualquier forma, es bueno conocer la voluntad de la Historia cuando la misma Historia todavía no ha tenido lugar.

Cuando uno dice que los medios de comunicación son, en términos generales, auténtica bazofia, está pensando en cosas como ésta:

The German pontiff — whose eight-year reign in Rome was marked by scandal and rancour — entered St Peter’s Square at 10.39 in the Mercedes popemobile to rapturous applause.

No, desde luego, por su maestría intelectual. Sigamos:

The faithful seemed to have accepted Benedict’s resignation – perhaps some of them had even began to see the final act of this most-conservative of pontiffs as a liberating and modernising movement for the Church.

Resulta curioso cómo el examen penetrante siempre penetra en la misma dirección.

A huge Communion and Liberation banner, placed by the ultra-conservative Catholic lobbying group in the south corner of the vast piazza reminded us of Benedict’s reactionary social agenda that alienated so many people – Catholics among them.

Más

But today he was with friends – 100,000 of them. One banner said in Italian: “you will always remain our father.” In a sense, this is true given Benedict’s surprise decision to take the title of Emeritus Pope

¿Sorprendente? O quizá ¿adjetivo gratuito de parte de los periodistas-hiena del Independent, gratuito como todo lo demás en el artículo? Ni siquiera estoy estoy seguro de que el Papa mismo haya elegido los títulos con los que uno deberá dirigirse a él a partir de mañana, cuando abandone el Papado. Según publica ABC:

El portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, explicó que tanto los títulos protocolarios como la vestimenta de los Papas después de la renuncia han sido aprobados por Benedicto XVI después de consultar al cardenal Camarlengo, Tarcisio Bertone, y a otros expertos en cada materia.

La realidad es que aprobados y elegidos no son, según creo, sinónimos, aunque desde luego un periodista puede intercambiarlos a fin de insinuar, en el protagonista de la noticia, una cierta debilidad humana y mundana, o más sencillamente, una pequeña y maloliente mezquindad. Que yo mismo reconozco, aunque quizá procedente de otra parte.

Actualizado a las 16:11, 28/2/2013: El padre Federico Lombardi informó en la rueda de prensa de la que se extrajeron las declaraciones anteriores que S.S. Benedicto XVI eligió personalmente, y sometió a su consideración, los títulos que adoptará a partir de hoy. En todo caso, sigo sin entender qué tienen de sorprendente las palabras Papa Emérito, considerando que Benedicto XVI será precisamente eso, un Papa que «se ha retirado (de un empleo o cargo)».

En el examen, todos los factores salvo el factor fundamental…

Decía, por tanto, que hacen reír los opinadores y pretendidos expertos de todo el mundo que en estas semanas, con un aire de superioridad de quien todo lo sabe, diseñan coordenadas en sus medios de comunicación, denuncian acuerdos e indican estrategias más o menos ocultas entre los electores. El enfoque de artículos y apariciones televisivas similares es pedante y seductor. Parece que quien escribe o habla guiña el ojo para dar a entender que es necesario ser listo y que es él, que conoce lo que ocurre en la trastienda oculta, el que revelará lo que sucede realmente detrás: ¡toda una cuestión de poder y de dinero en lugar de religión! Muchos de estos presuntos análisis son vaniloquios que hacen reír: según un inextirpable vicio, se aplican categorías impropias para interpretar una realidad totalmente diversa. Es la deformación obsesiva, podríamos decir maníaca, de quien pretende interpretar la realidad religiosa utilizando también las habituales categorías políticas, las aburridas y gastadas (y, en este caso, totalmente engañosas) distinciones entre derecha—izquierda, conservadores—progresistas, tradicionalistas—modernistas, dialogantes—integristas.

Y termina:

¿Qué puede comprender de esta perspectiva una persona que no participa de ella y que quizá presume de esta distancia, haciéndola pasar como una garantía de objetividad?

Vittorio Messori, Esa lectura política que desfigura la Iglesia.

Vittorio Messori recuerda su primer encuentro con Joseph cardenal Ratzinger

Y dice de él:

En lugar de un sacerdote tenebroso y hosco, encontré una persona de agradable humor, dispuesta a sonreír y replicar a las bromas con finura. En lugar de un hombre anclado en el pasado, encontré a una persona curiosa e informada no sólo de los avances y tendencias de los estudios teológicos y filosóficos, sino también de todo lo importante que sucedía en el mundo. En lugar de un cardenal encaramado a la púrpura, encontré a un sacerdote sorprendido por todo lo que le había sucedido, que había aceptado los altos nombramientos sólo por amor a la Iglesia y que hablaba con un poco de pena de los estudios interrumpidos, de los proyectos editoriales pospuestos sine die.

Qué persona maravillosa nos deja, y cuan groseros y miserables suenan ahora, todavía más, los ladridos de esos perros que ladran. (Artículo completo.)

El juego del jabón.

Titular de elmundo.es: ‘The New York Times’ desvela presiones a los medios en el caso Urdangarin

Mucho me temo, ay, que el redactor de la noticia en El Mundo no ha cumplido del todo su trabajo —o tal vez sí— al pasar por alto las pruebas que avalan la información del New York Times, así que he ido a la fuente misma y he encontrado esto:

Meanwhile, the king and his courtiers have been working aggressively at damage control. Over the past 10 days, the king, his attendants and the Spanish intelligence service have been pressuring the suspected sources of leaks and approaching top newspaper executives to tone down coverage of the investigation, according to people with ties to the palace and some of Spain’s leading newspapers.

Sorpresa, sorpresa, sigo sin encontrar las pruebas, tan sólo ciertos testimonios inidentificados. Lo cual resulta de lo más sorprendente si consideramos que el artículo en el diario de Pedro J. Ramírez empieza del siguiente modo:

El entorno del Rey ha ejercido presiones en los últimos días sobre directivos de varios periódicos y sobre quienes han filtrado los últimos correos de Iñaki Urdangarin. Así lo desvela este viernes ‘The New York Times’ en un largo artículo sobre los escándalos que sacuden desde hace meses a la Casa Real.

Continue reading

Predicar… y defender.

Debe ser un hombre firme: lo más importante es la fe del pastor. Debe ser un hombre preparado intelectualmente, capaz no solo sólo de predicar la fe sino también de defenderla. Este es un rasgo que San Pablo subraya cuando habla de los obispos. Pienso que necesitamos hombres valientes. En la cultura se ven menos valores cristianos y los medios de comunicación son a veces muy críticos con la Iglesia. Por lo tanto, se necesita coraje para afrontar estos ataques y para proteger a los fieles de todas estas corrientes anticristianas así como para hacerles mantener la fe.

Cardenal Marc Ouellet. (Extraído de aquí.)