Con la frente pegada al cristal…

… estaba yo así dedicado a escudriñar la multitud, cuando de repente apareció ante mis ojos el rostro de un viejo decrépito, de unos sesenta y cinco o setenta años; una cara que en seguida absorbió mi interés a causa de su expresión. No había yo visto nunca antes nada ni remotamente parecido a ésta. Recuerdo bien que mi primer pensamiento, al verla, fue que Retzch, de haberla observado, la hubiera preferido con mucho para sus interpretaciones pictóricas del demonio. Cuando intentaba, durante el breve instante de mi primer vistazo, efectuar algún análisis del sentimiento transmitido, noté surgir, confusas y paradójicas, en mi espíritu unas ideas de gran lucidez mental, de cautela, de ruindad, de avaricia, de frialdad, de maldad, de sed sanguinaria, de triunfo, de alegría, de excesivo terror, de intensa y suprema desesperación. Me sentí singularmente alerta, sobrecogido, fascinado.

Un hombre entre la multitud, Edgar Allan Poe.

Submundo…

—Carezco de nombre en las regiones donde moro —dijo la voz lúgubremente—. Antes fui mortal; ahora soy un demonio. Fui inflexible, pero ahora soy compasivo. Tienes que notar cómo tiemblo. Mis dientes castañetean cuando hablo, y no es por el frío de la noche, de la noche eterna. Pero este horror es insoportable. ¿Cómo puedes descansar tranquilamente? Los lamentos de esos interminables dolores me impiden el reposo. No puedo resistir más esa visión. ¡Levántate! Ven conmigo, salgamos a la Noche, y déjame descubrirte las tumbas. ¡No es una visión dolorosa? ¡Mira!

El enterramiento prematuro, Edgar Allan Poe.

Casa del Libro y el mal gusto

Escribe Casa del Libro:

Hola,

Aprovechamos un día tan especial como hoy 24 de diciembre para agradecerte tu confianza en nosotros.

A los que lleváis años con nosotros queremos daros las gracias por seguir creciendo junto a nosotros.

Y a los nuevos amigos: gracias por habernos elegido. Nos une el amor por la lectura.
A unos y a otros…

¡Feliz Navidad!

Recuerda que hoy 24 de diciembre puedes descargar , Tórridas Navidades/Terremoto de placer de Lori Herter por 2.84

Negritas añadidas.

No hay mal que por bien no venga…

Forrest Mars, Sr., son of the founder of the Mars Company, invented the idea for the candy in the 1930s during the Spanish Civil War when he saw soldiers eating chocolate pellets with a hard shell of tempered chocolate surrounding the inside, preventing the candies from melting. Mars received a patent for his own process on March 3, 1941. Production began in 1941 in a factory located at 285 Badger Avenue in Clinton Hill, Newark, New Jersey. One M was for Forrest E. Mars Sr., and one for Bruce Murrie, the son of Hershey’s Chocolate president William F. R. Murrie.[4] Murrie had 20 percent interest in the product. The arrangement allowed the candies to be made with Hershey chocolate which had control of the rationed chocolate.

M&M’s.

El problema de ciertos San Martines es que no le llegan al cerdo al que van dirigidos…

…pues hasta para eso tienen —los cerdos, digo— baraka

Es algo no que sucedía desde que José Luis Rodríguez Zapatero lo prohibió en 2006. Zapatero no sólo renunció a los belenes que tradicionalmente ofrecía colocar la Asociación de Belenistas de Madrid, sino que prohibió que los empleados colocasen belenes por su cuenta en ninguno de los edificios del complejo de La Moncloa.

En contexto.